image
>> Inicio / >> Sobre el BCRP / Preguntas Frecuentes
  1. ¿Cuál es el objetivo del BCRP?
  2. ¿Cuáles son las funciones del BCRP?
  3. ¿En qué consiste la autonomía del BCRP?
  4. ¿Quién es la máxima autoridad institucional del BCRP?
  5. ¿Cuál es la meta del BCRP?
  6. ¿Cómo se diseña la política monetaria para lograr la meta de inflación?
  7. ¿Qué es la tasa de interés interbancaria?
  8. ¿Cómo hace el BCRP para que la tasa de interés interbancaria se sitúe en el nivel de referencia que fija el Directorio?
  9. ¿Qué son las facilidades de ventanilla que otorga el BCRP a las entidades financieras?
  10. ¿Cómo se relaciona la tasa de interés interbancaria con las tasas de interés para ahorros y préstamos?
  11. ¿Contribuyen los controles a las tasas de interés a la profundización financiera?
  12. ¿Un crecimiento de la liquidez se traduce necesariamente en mayor inflación?
  13. ¿Qué tipo de dolarización está presente en nuestra economía?
  14. ¿Es inefectiva la política monetaria cuando existe una alta dolarización?
  15. ¿Qué riesgos ocasiona la dolarización financiera a la economía?
  16. ¿Qué es el programa de desdolarización del crédito?
  17. ¿Qué son las reservas internacionales?
  18. ¿Por qué son importantes las reservas internacionales netas?
  19. ¿Qué es el requerimiento de encaje?
  20. ¿Por qué realiza el BCRP operaciones cambiarias?
  21. ¿Por qué es importante el desarrollo de instrumentos de largo plazo en soles?
  22. ¿Aumenta el Banco Central de Reserva la volatilidad cambiaria?
  23. ¿La intervención cambiaria busca fijar el tipo de cambio?


1. ¿Cuál es el objetivo del BCRP?

La Constitución Política del Perú indica que la finalidad del BCRP es preservar la estabilidad monetaria. Con este objetivo, el Banco Central implementa su política monetaria mediante un esquema de Metas Explícitas de Inflación, con un rango de tolerancia para esta variable entre 1 por ciento y 3 por ciento. Las acciones del BCRP están orientadas a alcanzar dicha meta.

Al mantener una baja tasa de inflación, el BCRP crea las condiciones necesarias para un normal desenvolvimiento de las actividades económicas, lo que contribuye a alcanzar mayores tasas de crecimiento económico sostenido, a la vez que se evita los costos y distorsiones generados por una inflación alta. Adicionalmente, una tasa de inflación elevada es perjudicial para el desarrollo económico porque impide que la moneda cumpla adecuadamente sus funciones de medio de cambio, de unidad de cuenta y de depósito de valor.

Asimismo, los procesos inflacionarios distorsionan el sistema de precios relativos de la economía lo que genera incertidumbre y desalienta la inversión, reduciendo la capacidad de crecimiento de largo plazo de la economía. Más aún, al desvalorizarse la moneda con alzas generalizadas y continuas de los precios de los bienes y servicios, se perjudica principalmente a aquellos segmentos de la población con menores ingresos debido a que éstos no tienen un fácil acceso a mecanismos de protección contra un proceso inflacionario.

2. ¿Cuáles son las funciones del BCRP?

La Constitución también le asigna al BCRP las siguientes funciones: regular la moneda y el crédito del sistema financiero, administrar las reservas internacionales a su cargo, emitir billetes y monedas e informar periódicamente al país sobre las finanzas nacionales.

3. ¿En qué consiste la autonomía del BCRP?

Para que el BCRP pueda cumplir con su finalidad es necesario que sea autónomo. La autonomía permite que las decisiones del Banco Central de Reserva del Perú se orienten exclusivamente a cumplir con el mandato constitucional de preservar la estabilidad monetaria.

Esta autonomía está enmarcada en la Ley Orgánica del BCRP. En ella se establece que un Director del Banco Central no puede ser removido de su cargo, salvo que cometa un delito o falta grave. Estas faltas graves están estipuladas en la Ley Orgánica e incluyen:

  • Conceder financiamiento al Tesoro Público, exceptuando la compra en el mercado secundario de valores emitidos por éste hasta por un monto anual equivalente al 5 por ciento del saldo de la base monetaria al cierre del año anterior;
  • Conceder financiamiento a instituciones financieras estatales de fomento;
  • Asignar recursos para la constitución de fondos especiales que tengan como objetivo financiar o promover alguna actividad económica no financiera;
  • Emitir títulos, bonos o certificados de aportación que sean de adquisición obligatoria;
  • Imponer coeficientes sectoriales o regionales en la composición de la cartera de colocaciones de las instituciones financieras;
  • Establecer regímenes de tipos de cambio múltiples o tratamientos discriminatorios en las disposiciones cambiarias.
  • Extender avales, cartas-fianza u otras garantías, emplear cualquier otra modalidad de financiamiento indirecto y otorgar seguros de cualquier tipo.

Estas prohibiciones permiten al Banco Central de Reserva del Perú contar con independencia operativa para conducir su política monetaria. Es decir, no está sujeto a mandatos fiscales (como financiar al Tesoro Público) o de otra índole que le impidan cumplir con su finalidad.

4. ¿Quién es la máxima autoridad institucional del BCRP?

El Directorio es la máxima autoridad institucional. Le corresponde determinar las políticas a seguir para la consecución de la finalidad del Banco y es responsable de la dirección general de las actividades de éste. El Directorio está compuesto por siete miembros. Los Poderes Ejecutivo y Legislativo designan cada uno a tres miembros del Directorio. El Presidente del Directorio es designado por el Poder Ejecutivo y ratificado por la Comisión Permanente del Congreso.

Los Directores no representan a entidad ni interés particular alguno y la duración de sus cargos es el período constitucional que corresponde al del Presidente de la República. El Gerente General tiene a su cargo la dirección inmediata del funcionamiento del Banco tanto en su aspecto técnico como administrativo.

5. ¿Cuál es la meta del BCRP?

La meta de inflación anual del BCRP contempla un rango entre 1 por ciento y 3 por ciento. El rango fijado para la meta de inflación permite a la economía desenvolverse sin presiones inflacionarias o deflacionarias, de manera consistente con la estabilidad monetaria y es similar al de otros bancos centrales con monedas estables.

El cumplimiento de la meta de inflación se mide de manera continua y para ello se utiliza la tasa de crecimiento de los últimos doce meses del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Lima Metropolitana. En caso existiera una desviación de la inflación y/o de sus expectativas fuera del rango meta, el Banco Central evaluará las acciones necesarias para retornar a dicho rango considerando los rezagos con los que opera la política monetaria.

6. ¿Cómo se diseña la política monetaria para lograr la meta de inflación?

El anuncio de una meta cuantitativa de inflación, la toma de decisiones anticipadas de política monetaria para poder alcanzarla y una comunicación activa con el público de la racionalidad de las mismas, constituyen la parte principal del marco bajo el que opera el Banco Central para preservar la estabilidad monetaria.

Consistente con estos criterios, el Banco Central sigue un esquema de Metas Explícitas de Inflación (conocido como "inflation targeting" en inglés) desde el año 2002. Bajo este esquema, el Banco Central contempla un rango entre 1 por ciento y 3 por ciento, para la tasa de inflación, medida como la variación porcentual del Índice de Precios al Consumidor de Lima Metropolitana (IPC) en los últimos doce meses y calculada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Esta meta permite anclar las expectativas de inflación del público en este nivel.

Para alcanzar el objetivo de estabilidad de precios, el Banco Central busca prever posibles desviaciones de la tasa de inflación y/o de sus expectativas respecto de la meta. Esta anticipación se debe a que los efectos de las medidas de política monetaria que tome el BCRP se reflejarán gradualmente en la tasa de inflación y serán observados en su totalidad luego de algunos trimestres.

Los cambios en la posición de la política monetaria se efectúan mediante modificaciones en la tasa de interés de referencia para el mercado interbancario, de manera similar a la del resto de bancos centrales que siguen este esquema. Dependiendo de las condiciones de la economía (presiones inflacionarias o deflacionarias), el BCRP modifica la tasa de interés de referencia de manera preventiva para mantener la inflación en el nivel de la meta.

El Banco, a comienzos de cada año, publica las fechas de cada mes en las que el Directorio del BCRP tomará las decisiones de política monetaria. Estos acuerdos y medidas se anuncian de manera inmediata al público a través de una Nota Informativa, en la que se resume la razón principal que sustenta las decisiones tomadas. La Nota Informativa se publica en el portal de Internet del Banco Central (http://www.bcrp.gob.pe).

Para que la meta de inflación sea creíble y logre su propósito de anclar las expectativas de inflación, es importante que el BCRP comunique al público cómo intenta alcanzarla y los argumentos que sustentan sus decisiones. Por ello, adicionalmente a la Nota Informativa, el Banco Central publica cada tres meses en su portal de Internet un Reporte de Inflación. En este documento se analizan la evolución reciente que ha tenido la tasa de inflación y las decisiones adoptadas por el BCRP. Asimismo, se comparte la visión que tiene el Banco Central sobre la evolución de las variables económicas, y cómo podrían influir sobre la trayectoria futura de la tasa de inflación. El Reporte de Inflación da cuenta también de los principales factores que, a consideración del Banco Central, podrían desviar la inflación en un sentido u otro, a lo que se denomina balance de riesgos.

Tomando en cuenta las previsiones que se publican en el Reporte de Inflación, el Banco Central toma sus decisiones de manera transparente y consistente con su objetivo, por lo que es usual que las notas informativas mensuales sobre las decisiones de política monetaria tomen como referencia o hagan alusión a dicho Reporte.

7. ¿Qué es la tasa de interés interbancaria?

La tasa de interés interbancaria es aquella que se cobra por las operaciones de préstamos entre bancos. Estas operaciones son de muy corto plazo, generalmente a un día, y sirven para que la liquidez fluya transitoriamente entre bancos. Dado el dinamismo de los pagos de alto valor a través de la banca (compensaciones de cheques y otras transacciones del público), es común que el tamaño de los mercados interbancarios sea relativamente grande.

Las operaciones de los bancos centrales en el mercado monetario (operaciones de mercado abierto) influyen en el volumen agregado de fondos de este mercado, por lo que la tasa interbancaria está directamente influenciada por dichas transacciones. Es por ello que muchos bancos centrales, incluyendo al BCRP, utilizan la tasa de interés del mercado interbancario (o una tasa de muy corto plazo vinculada a ésta) como meta operativa de su política monetaria. En estos casos, los bancos centrales deciden un nivel de referencia para la tasa de interés interbancaria que esté de acuerdo con el objetivo de la política monetaria.

En nuestro caso particular, el Banco Central busca que el nivel de la tasa de interés interbancaria sea consistente con un rango de inflación anual entre 1 por ciento y 3 por ciento.

8. ¿Cómo hace el BCRP para que la tasa de interés interbancaria se sitúe en el nivel de referencia que fija el Directorio?

El BCRP realiza operaciones de mercado abierto para inducir a que la tasa de interés interbancaria se sitúe en el nivel de la tasa de interés de referencia. Con estas operaciones se modifica la oferta de fondos líquidos en el mercado interbancario, inyectando o retirando liquidez según se observen presiones al alza o a la baja respecto al nivel de la tasa de interés de referencia.

Las operaciones de mercado abierto son las siguientes:

  • De inyección: Se dan cuando existe escasez de fondos líquidos en el mercado monetario para evitar presiones al alza sobre la tasa de interés interbancaria por encima de la tasa de interés de referencia. Para inyectar liquidez, el Banco Central otorga fondos líquidos a las entidades financieras a cambio de títulos valores. Estas operaciones se realizan mediante subastas de repos (compra temporal con compromiso de recompra de valores emitidos por el BCRP o de bonos del Tesoro Público) entre las entidades financieras participantes, por lo general, a un plazo de un día pero se puede extender hasta plazos mayores a un año. También se inyecta liquidez mediante la subasta de recompra permanente de valores emitidos por el BCRP, la subasta de operaciones swaps de moneda extranjera y la compra de valores del BCRP y de bonos del Tesoro en el mercado secundario. Además, el BCRP puede comprar, con compromiso de recompra, cartera de créditos representada en títulos valores a las empresas del sistema financiero.
  • De esterilización: Se efectúan cuando existe exceso de fondos líquidos en el mercado interbancario para evitar presiones a la baja sobre la tasa de interés interbancaria por debajo de la tasa de interés de referencia. Para retirar liquidez e inducir a la tasa de interés hacia arriba, el Banco Central realiza colocaciones primarias de valores emitidos por el BCRP entre las entidades participantes compuesta por entidades financieras y de seguros, AFP y fondos mutuos, entre otras. Las entidades financieras le entregan fondos líquidos al Banco Central (se esteriliza el exceso de liquidez) a cambio de que éste les dé títulos valores que pagan una tasa de interés. Estos valores son negociados en el mercado secundario.

tasa de interés

9. ¿Qué son las facilidades de ventanilla que otorga el BCRP a las entidades financieras?

Las facilidades de ventanilla son operaciones que una entidad financiera puede realizar con el Banco Central si, al finalizar las operaciones del día en el mercado interbancario, requiere fondos líquidos o tiene un excedente de los mismos.

Las operaciones de ventanilla son las siguientes:

  • De inyección: Se dan cuando una entidad financiera requiere fondos líquidos y no los pudo conseguir en el mercado interbancario en las condiciones que deseaba. El BCRP le puede proporcionar los fondos que la entidad financiera demanda a través de repos directas (compra temporal con compromiso de recompra de valores emitidos por el BCRP, bonos del Tesoro Público o bonos corporativos en moneda nacional del sector privado no financiero), swaps de moneda extranjera directa (compra temporal de moneda extranjera con compromiso de recompra), o créditos de regulación monetaria (CRM) con garantía de valores emitidos por el BCRP, valores del Tesoro Público, moneda extranjera o valores privados de buena calificación crediticia. Por estas operaciones, el BCRP le cobra a la entidad financiera una tasa de interés superior a la de referencia incentivando a las entidades financieras a buscar financiamiento, primero, en el mercado interbancario y, en última instancia, en el Banco Central. Además, el BCRP puede comprar con compromiso de recompra cartera de créditos representada en títulos valores a las empresas del sistema financiero.
  • De esterilización: Se dan cuando una entidad financiera dispone de un excedente de fondos líquidos que no pudo colocar en el mercado interbancario en las condiciones que deseaba. El BCRP puede retirar este excedente de liquidez permitiéndole a la entidad financiera realizar un depósito overnight (por un día útil) en el Banco Central. Por esta operación, la entidad financiera obtiene del BCRP una tasa de interés inferior a la de referencia y a la que obtendría en el mercado interbancario si pudiese colocar estos fondos.

Por lo tanto, dado que:

  • El Banco Central realiza sus operaciones de mercado abierto buscando que la tasa de interés interbancaria se ubique en el nivel de referencia,
  • El costo de oportunidad para una entidad financiera de transar fondos líquidos en el mercado interbancario es acudir a las facilidades de ventanilla, y que
  • La tasa de interés de referencia es menor que la tasa de interés de las operaciones de ventanilla de inyección, y mayor que la de esterilización,

Se concluye que:

  • La entidad financiera preferirá transar en el mercado interbancario, en el cual podría conseguir o colocar fondos líquidos a una tasa de interés más conveniente.
  • La tasa de interés de referencia para el mercado interbancario se encuentra dentro del corredor formado por la tasa de interés de las operaciones repos directas y CRM y la de depósitos overnight.

Cabe señalar que la tasa de interés de referencia se anuncia en la Nota Informativa del Programa Monetario que cada mes publica el BCRP en su portal de Internet junto con las tasas de las operaciones de ventanilla.

10. ¿Cómo se relaciona la tasa de interés interbancaria con las tasas de interés para ahorros y préstamos?

Las tasas de interés para ahorros y préstamos vigentes en la economía son determinadas en el mercado financiero y no por el Banco Central. Sin embargo, éste puede inducir cambios en las tasas de interés por ser el principal oferente de fondos líquidos. Dado que los fondos líquidos son transados en el mercado interbancario, es la tasa de interés de las operaciones que se realizan en este mercado sobre la que el BCRP tiene mayor influencia, particularmente la tasa de interés de más corto plazo (overnight).

En los demás mercados, en donde se transan activos menos líquidos y más riesgosos, la importancia de factores ajenos a la política monetaria en la determinación de las tasas de interés es mayor, aunque el Banco Central, a través de su influencia sobre la tasa de interés de más corto plazo, puede inducir cambios graduales en las tasas de interés para operaciones con plazos mayores ya que esta última sirve como referencia para la formación de las primeras.

El efecto que el BCRP consigue sobre las tasas de interés relevantes para las decisiones de gasto de los consumidores e inversionistas es más potente en la medida que la tasa de inflación es baja y estable. Por ello, el esquema actual de Metas Explícitas de Inflación que aplica el Banco Central en la conducción de su política monetaria, al anclar las expectativas de inflación del público en el nivel de la meta inflacionaria que persigue, contribuye a aumentar la potencia de la política monetaria mediante una mayor influencia sobre las tasas de interés de mercado a través de variaciones en la tasa de referencia.

11. ¿Contribuyen los controles a las tasas de interés a la profundización financiera?

La experiencia ha mostrado que los controles sobre las tasas de interés de las operaciones bancarias reducen la intermediación financiera e inducen a su informalidad dado que afectan los niveles de ahorro y crédito de la economía. En el caso de las pequeñas y medianas empresas, al disminuir su acceso al crédito, tendrían como única opción el crédito informal, no sujeto a regulación bancaria, en el que generalmente las tasas de interés en moneda local y extranjera son significativamente mayores.

Como resultado, los controles sobre las tasas de interés impiden que el mercado asigne eficientemente los recursos desde agentes superavitarios (ahorristas) hacia aquellos deficitarios (demandantes de créditos), desalentando el ahorro y limitando las fuentes de financiamiento necesarias para el crecimiento de la actividad económica.

El esquema actual de libre competencia del sistema financiero -sin controles de tasas de interés- ha permitido revertir el proceso de represión financiera que caracterizó nuestra economía hasta comienzos de la década de los noventa y que redujo el acceso de la población al sistema financiero. Así, el crédito al sector privado pasó de representar el 3 por ciento del producto bruto interno al comienzo de la década de los noventa al estar por encima de 42 por ciento del producto bruto interno.

Asimismo, los niveles de las tasas de interés se han reducido en los últimos años en paralelo con la reducción registrada en los niveles esperados de inflación hasta tasas de un dígito y con la mayor competencia existente en el sistema financiero producto de la entrada de nuevas instituciones financieras del país y del exterior. Sin embargo, algunas tasas de interés, particularmente aquellas que se cobran a los créditos de consumo y a la pequeña empresa, aún se mantienen elevadas debido a que dependen básicamente de factores microeconómicos tales como el riesgo crediticio y los costos operativos de intermediación que son elevados.

12. ¿Un crecimiento de la liquidez se traduce necesariamente en mayor inflación?

A nivel teórico, existe amplio consenso en la literatura económica en torno a que en el largo plazo el dinero es neutral -esto es que no afecta el nivel de producto ni otras variables reales-, y que la inflación es un fenómeno monetario. A nivel empírico, la evidencia internacional confirma una correlación positiva de largo plazo entre la tasa de crecimiento de la liquidez y la tasa de inflación. Sin embargo, esta correlación no implica causalidad. La causalidad depende de la naturaleza del régimen monetario. Cuando la política monetaria utiliza como instrumento operativo la cantidad de dinero, la causalidad va desde dinero a inflación. De otro lado, cuando la política monetaria utiliza como instrumento operativo la tasa de interés de corto plazo del mercado de dinero, la oferta monetaria se adecúa para satisfacer la demanda por dinero y, por lo tanto, el comportamiento del dinero en la explicación de la dinámica de corto plazo de la inflación es menos importante.

En el caso peruano, si se analiza a partir del año 2000 no existe una estrecha relación entre el crecimiento de los agregados monetarios con la evolución de la inflación. Una posible explicación de esto es que la oferta de dinero, bajo un esquema de metas explícitas de inflación y con una meta operativa de tasas de interés, se acomoda a la demanda de dinero. De otro modo, bajo un esquema que estableciera exógenamente el crecimiento de la oferta de dinero, un aumento deliberado de ésta por encima de la demanda de dinero, con el consecuente incremento que se registraría en los agregados monetarios, sí generaría inflación de forma consistente con la teoría cuantitativa del dinero.

13. ¿Qué tipo de dolarización está presente en nuestra economía?

La moneda cumple tres funciones: medio de pago, unidad de cuenta y depósito de valor. El tipo de dolarización dependerá de qué función el público asigna principalmente a la moneda extranjera. En nuestra economía, la moneda nacional cumple principalmente las tres funciones aunque la función de depósito de valor es ejercida en parte por la moneda extranjera. En el Perú, la dolarización es de naturaleza financiera.

La dolarización financiera es una respuesta a las experiencias pasadas en las que se registraron altas y volátiles tasas de inflación, que desvalorizaban la moneda nacional. Dada la ausencia de instrumentos financieros que permitieran cubrir el riesgo de inflación, se incrementó la preferencia por la moneda extranjera como depósito de valor.

En los últimos años, la dolarización financiera ha registrado una continua reducción en la medida que la tasa de inflación se ha reducido a niveles similares a los de economías desarrolladas. Así, el coeficiente de dolarización de las obligaciones del sector privado con las sociedades de depósito se ha reducido de 80 por ciento en el año 2000 a menos de 30 por ciento en los últimos años. La reducción de la dolarización financiera ha sido favorecida por el esquema de metas explícitas de inflación, pues éste conlleva un compromiso permanente, claro y creíble con el mantenimiento del poder adquisitivo del Sol a lo largo del tiempo.

14. ¿Es inefectiva la política monetaria cuando existe una alta dolarización?

Si bien es cierto que la moneda nacional ha sido parcialmente desplazada como depósito de valor, cumple con sus funciones de medio de pago y unidad de cuenta.

Esto se refleja en el pago de remuneraciones y en las transacciones de bienes y servicios con mayor importancia en la canasta del consumidor promedio, en las que la moneda nacional es la más empleada. Por lo tanto, la dolarización de pagos es relativamente menos importante, con lo que la moneda local cumple su función de medio de pago. En el mismo sentido, los precios de la mayoría de bienes y servicios están expresados en soles y no están indizados al dólar.

De esta manera, la política monetaria cuenta con espacio para poder lograr el objetivo de preservar la estabilidad monetaria, tal como lo muestra la baja tasa de inflación desde comienzos de la década pasada. La gradual recuperación de la tercera función de la moneda nacional (depósito de valor), que se viene dando en los últimos años y que se espera continúe a futuro, incrementará la efectividad de la política monetaria.

15. ¿Qué riesgos ocasiona la dolarización financiera a la economía?

La dolarización financiera implica riesgos para la economía pues genera dos tipos de descalce en el balance de los agentes económicos: de moneda y de plazos.

En el caso del descalce de moneda, se genera un riesgo cambiario. Las familias y empresas no financieras tienen, por lo general, ingresos en moneda local. Sin embargo, parte de sus deudas con el sistema financiero están denominadas en moneda extranjera. Este descalce de monedas implica que un aumento significativo e inesperado del tipo de cambio elevaría el monto de sus obligaciones (en términos de soles), sin un incremento similar en los ingresos. Este efecto se denomina "hoja de balance".

Esto implica que un banco puede sufrir pérdidas como consecuencia indirecta de la depreciación de la moneda local, aun cuando el banco en sí no tenga este descalce: una depreciación significativa causa pérdidas en los prestatarios sin cobertura cambiaria, lo que afecta negativamente la capacidad que tienen para atender sus deudas con la entidad financiera, elevándose la probabilidad de no pago. Así, los bancos están expuestos a riesgos crediticios debido al riesgo cambiario de los deudores. Adicionalmente, el riesgo crediticio asociado a una depreciación de la moneda local se amplifica si el valor del colateral del préstamo disminuye como consecuencia de la depreciación.

En el caso del descalce de plazos, se genera un riesgo de iliquidez. Las entidades financieras tienen obligaciones en moneda extranjera (depósitos del público y adeudados con el exterior) cuyo plazo de vencimiento es normalmente menor, en promedio, al de sus colocaciones. Si bien el descalce de plazos, y el consiguiente riesgo de iliquidez, es un fenómeno inherente a los sistemas bancarios, el riesgo es mayor cuando los pasivos en mención no están denominados en moneda local porque el banco central no emite moneda extranjera y por ello no puede inyectar la liquidez internacional necesaria si no tiene niveles adecuados de reservas internacionales.

Debido a estos riesgos, una economía con dolarización financiera es más vulnerable a variaciones bruscas del tipo de cambio. Por ello, el Banco Central de Reserva del Perú ha tomado medidas que permiten enfrentar estos riesgos. Un primer grupo de medidas está orientado a reducir la dolarización financiera. Entre éstas se encuentran el esquema de metas de inflación, que favorece la recuperación de la confianza en la moneda local, y el fomento del desarrollo de instrumentos financieros de largo plazo en moneda nacional. Asimismo, fija requerimientos de encaje más altos en moneda extranjera para que las entidades financieras internalicen los riesgos asociados a la dolarización financiera.

Un segundo grupo de medidas está orientado a que la economía cuente con una capacidad de respuesta adecuada en situaciones de fuertes presiones de depreciación sobre la moneda nacional o de restricción de liquidez en moneda extranjera. Entre estas medidas se encuentran el que el BCRP cuente con un alto nivel de reservas internacionales, un sistema financiero con un alto nivel de activos líquidos en moneda extranjera y un régimen de flotación cambiaria que permita la reducción de fluctuaciones bruscas del tipo de cambio. Es importante mencionar, además, que una sólida posición fiscal y una adecuada supervisión bancaria también reducen los riesgos asociados a la dolarización financiera.

16. ¿Qué es el programa de desdolarización del crédito?

Desde el año 2013 el Banco Central ha tomado medidas orientadas a acelerar el proceso de desdolarización del crédito, y con ello, reducir el riesgo latente de un deterioro de la situación financiera de las empresas y las familias endeudadas en dólares ante una depreciación súbita e inesperada del Sol. Así, en marzo de 2013 se establecieron encajes adicionales en dólares con la finalidad de moderar la expansión del crédito hipotecario y vehicular en dólares e incentivar su sustitución por créditos en soles. En octubre de 2013 el BCRP extendió la aplicación de estos encajes adicionales a la evolución de los créditos totales en dólares excluyendo aquellos destinados a financiar operaciones de comercio exterior, y operaciones de crédito con montos mayores a US$ 10 millones y plazos mayores a 3 años.

Estos encajes adicionales se activan cuando las entidades no alcanzan las reducciones de los saldos de crédito que establece el BCRP en fechas predefinidas. De no lograr dicha reducción en el saldo del crédito en dólares requerido, la institución financiera enfrenta un encaje adicional en moneda extranjera proporcional al desvío porcentual respecto al saldo requerido. De esta manera, los encajes adicionales en moneda extranjera alinean los incentivos de las entidades bancarias en su conjunto, favoreciendo el otorgamiento de créditos en soles, y facilitando la coordinación entre las entidades financieras que buscan desdolarizar el crédito. Estos encajes encarecen el crédito en dólares para todas las entidades financieras, lo que permite romper la inercia entre ofertantes y demandantes de crédito que solían pactar créditos en dólares, ya sea por costumbre en los procesos de otorgamiento de créditos o por una percepción equivocada de bajo riesgo cambiario crediticio por parte de los demandantes.

En el caso del crédito total, se estableció que a partir de diciembre de 2016, el requerimiento de una reducción no menor a 20 por ciento del saldo del crédito total en moneda extranjera de setiembre de 2013. Anteriormente este límite, a diciembre de 2015, era de 10 por ciento. Para el crédito vehicular e hipotecario, se exige una reducción no menor a 30 por ciento del saldo de tales créditos de febrero 2013. Adicionalmente, para el crédito vehicular e hipotecario, a partir de diciembre de 2017 la reducción requerida anual se incrementa en 10 puntos porcentuales hasta que el saldo de estos créditos alcance un nivel equivalente al 5 por ciento del patrimonio efectivo de las entidades financieras.

Estas medidas contribuyeron a que todos los componentes del crédito hayan reducido su coeficiente de dolarización. Para el crédito total, éste se redujo de 38 por ciento en diciembre de 2014 a 27 por ciento en agosto de 2019. Con ello se ha contribuido a reducir la vulnerabilidad de la economía frente a episodios de elevada volatilidad en el tipo de cambio. Asimismo, a 5 años de la implementación del encaje adicional, la dolarización del crédito de las familias se ha reducido significativamente. Así, la dolarización del crédito hipotecario se redujo de 45 por ciento hasta 15 por ciento y la del crédito vehicular de 77 por ciento hasta 15 por ciento en agosto de 2019.

El programa de desdolarización implica una recomposición de las carteras de créditos por parte de las entidades financieras, incrementado los créditos en soles y reduciendo los créditos en dólares. Para sostener esta recomposición y un mayor dinamismo del crédito en soles, las entidades financieras requieren fuentes de financiamiento en soles. Si bien los ahorros en soles son la principal fuente de fondeo del crédito en el sistema financiero, debido a la alta volatilidad del tipo de cambio, el dinamismo de los depósitos en soles ha sido menor al necesario para sostener el crecimiento del crédito en soles.

En este contexto, el BCRP estableció modalidades de inyección de liquidez en soles que acompañen el proceso de desdolarización del crédito. En particular, se crearon dos esquemas de repo de monedas para inyectar liquidez a plazos:

  • Expansión: tiene como objetivo apoyar el crecimiento del crédito en moneda nacional. Las entidades financieras que requieran fuentes de liquidez en soles para expandir su crédito en moneda nacional podrán hacer Repo de expansión con el Banco Central, utilizando para ello parte de su encaje en moneda extranjera, el que queda como depósito restringido en el Banco Central hasta el vencimiento de la operación. Las entidades financieras podrán realizar repos de expansión hasta por un monto equivalente al 20 por ciento de sus obligaciones sujetas a encaje en moneda extranjera.
  • Sustitución: tiene como objetivo apoyar la conversión de créditos en moneda extranjera, a moneda nacional. Las entidades financieras que conviertan a moneda nacional sus créditos en moneda extranjera podrán acceder a liquidez en soles del Banco Central mediante estas operaciones de reporte. Ello se realizará de manera simultánea con la venta de dólares del Banco Central a la entidad financiera que queda como depósito restringido en el BCRP hasta el vencimiento de la operación. Como resultado de esta operación el banco mantendrá el mismo monto de activos en dólares (esta vez como depósito restringido en el Banco Central que sustituye el crédito en dólares originalmente pactado) y el Banco Central reducirá su posición de cambio, más no Reservas Internacionales.

Adicionalmente, en marzo de 2018 se ha introducido medidas adicionales que buscan consolidar el proceso de desdolarización financiera. En particular, el límite a los créditos en moneda extranjera por encima de los cuales se aplican encajes adicionales será a partir de marzo, el máximo entre: (a) el 80 por ciento del crédito en moneda extranjera excluyendo, el crédito para operaciones de comercio exterior, alcanzado el 30 de setiembre de 2013; (b) El nivel resultante de aplicar un 40 por ciento al flujo de crédito en soles expresado en dólares respecto al saldo del 31 de diciembre de 2017 (excluyendo el saldo promedio de créditos para comercio exterior y el saldo promedio de los créditos otorgados a partir del 1 de enero de 2015 a plazo mayor a 3 años que excedan un monto de US$ 10 millones); y (c) 1,04 veces el saldo el saldo de crédito en moneda extranjera al 31 de diciembre de 2017 (excluyendo el saldo promedio de los créditos para comercio exterior y el saldo promedio de los créditos otorgados a partir del 1 de enero de 2015 a plazo mayor a 3 años que excedan un monto de US$ 10 millones). Estas medidas garantizan que el crédito continúe el proceso de desdolarización, sin que ello implique una reducción del saldo del crédito en dólares.

17. ¿Qué son las reservas internacionales?

Las Reservas Internacionales constituyen la liquidez internacional con que cuenta un país para enfrentar choques macroeconómicos adversos. Son la diferencia entre los activos externos líquidos y los pasivos internacionales de corto plazo del BCRP. Las Reservas Internacionales se pueden dividir en tres conceptos:

  • La posición de cambio del BCRP que representa principalmente la contrapartida de los saldos de emisión primaria y de CDBCRP;
  • Los depósitos en moneda extranjera de las entidades financieras en el Banco Central constituidos principalmente por los requerimientos de encaje en esta moneda; y
  • Los depósitos en moneda extranjera del sector público en el Banco Central.

18. ¿Por qué son importantes las reservas internacionales netas?

La creciente globalización financiera implica una mayor movilidad de capitales en nuestra economía que no siempre está asociada a los fundamentos económicos (disciplinas fiscal y monetaria). En algunos casos este flujo de capitales se da como resultado del "contagio" por sucesos adversos ocurridos en otros países. En estas circunstancias, siempre existe la posibilidad de una eventual salida abrupta de capitales y para poder hacer frente a los efectos que ésta tendría se requiere disponer de activos líquidos en moneda extranjera.

En ese sentido, las reservas internacionales permiten enfrentar salidas inesperadas de capitales y reducir la volatilidad del tipo de cambio. En caso de salidas de capital, el Banco Central utiliza las reservas internacionales para proveer fondos en moneda extranjera a las entidades del sistema financiero aliviando los efectos de la contracción de la liquidez y previniendo las posibles reducciones drásticas del crédito al sector privado. Asimismo, en economías dolarizadas, las reservas internacionales permiten que el BCRP pueda actuar como prestamista de última instancia, frente a potenciales retiros de depósitos, contribuyendo a fortalecer la confianza y solidez del sistema financiero.

En las décadas de los 1970 y 1980, los indicadores de liquidez internacional ponían énfasis en la capacidad potencial que tenía un país para financiar un determinado número de meses de importaciones (coeficiente de reservas internacionales sobre importaciones). Desde los años 1990, debido a la creciente globalización e integración de los mercados de capitales, el énfasis se ha dirigido hacia indicadores de liquidez internacional que reflejen la capacidad que tiene un país para afrontar sus obligaciones financieras de corto plazo. A agosto de 2019, las reservas internacionales netas alcanzaron los US$ 68 269 millones. De este modo, las reservas internacionales a agosto de 2019 equivalían a 29,7 por ciento del PBI, 19,7 meses de importaciones, 5,5 veces la deuda externa de corto plazo y 3,7 veces el saldo de la emisión primaria.

19. ¿Qué es el requerimiento de encaje?

El requerimiento de encaje se define como las reservas de activos líquidos que los intermediarios financieros deben mantener para fines de regulación monetaria por disposición del Banco Central. El BCRP establece que las entidades financieras mantengan como fondos de encaje un porcentaje de sus obligaciones tanto en moneda nacional como extranjera. Estos fondos de encaje pueden constituirse bajo la forma de efectivo, que se encuentra en las bóvedas de las entidades financieras, y como depósitos en cuenta corriente en el Banco Central.

Los cambios en la tasa de encaje que establece el BCRP tienen por objetivo contribuir a una evolución ordenada de la liquidez y del crédito. Para ello, el BCRP eleva las tasas de encaje en periodos de mayor abundancia de fuentes de expansión del crédito, como por ejemplo, en periodos de abundantes flujos de capital, y los reduce en periodos de menor crecimiento de estas fuentes. Así, el Banco Central elevó la tasa de encaje en soles desde niveles de 6 por ciento en febrero 2010 hasta 20 por ciento a abril 2013, en un contexto de persistentes flujos de capitales, generados por las políticas de flexibilización cuantitativas adoptadas por los bancos centrales de las economías desarrolladas. Estas medidas preventivas permitieron contar con la capacidad necesaria para liberar fondos desde junio 2013 por un monto equivalente a S/ 20 159 millones mediante la reducción de esta tasa de encaje, desde 20 por ciento hasta 5 por ciento en abril de 2017, la cual se mantiene hasta el día de hoy, con el objetivo de permitir un nivel adecuado de fondeo en soles para la banca y continuar apoyando el proceso de desdolarización del crédito en un contexto de menor crecimiento de los depósitos en soles.

La tasa de encaje para las obligaciones en moneda extranjera tiene un fin prudencial, considerando que el Banco Central no emite moneda extranjera, como sí lo puede hacer en el caso de la moneda nacional. Por ello, las tasas de encaje en moneda extranjera son más altas que en moneda nacional. A setiembre de 2019, la tasa marginal aplicable a las obligaciones sujetas al régimen general de encaje se ubica en 35 por ciento y el tope a la tasa media también es de 35 por ciento. Desde esta perspectiva, el BCRP considera prudente exigir que los bancos cuenten con un mayor volumen de activos líquidos en moneda extranjera que le permita apoyar al sistema financiero en eventuales casos de iliquidez en esta moneda. Estos requerimientos también se incrementan en periodos de abundantes flujos de capitales y se reducen en periodos de salidas de capitales, como durante la crisis financiera internacional.

¿Cómo se calcula el requerimiento de encaje?

El cálculo del requerimiento de encaje es mensual. Los fondos que las entidades financieras deben mantener como requerimiento de encaje dentro de un mes se denomina encaje exigible. Para calcularlo se determina primero las obligaciones de la entidad que están sujetas a este requerimiento, las que se denominan el Total de Obligaciones Sujetas a Encaje (TOSE).

En soles la tasa de encaje es de 5 por ciento. El encaje exigible se calcula como el producto de la tasa de encaje y el Total de Obligaciones Sujetas a Encaje (TOSE) promedio del mes. Por otro lado, en dólares el periodo base es de noviembre de 2016 y el encaje marginal es de 35 por ciento. En este caso, el encaje exigible se calcula como la suma del encaje del periodo base y el encaje marginal, equivalente al flujo del TOSE promedio mensual desde del periodo base, multiplicado por la tasa de encaje marginal, actualmente en 35 por ciento.

El encaje promedio exigible de las empresas bancarias (que es el ratio entre el encaje exigible y el TOSE promedio) en moneda nacional para setiembre de 2019 es de 5 por ciento y para moneda extranjera en setiembre de 2019 es de 35 por ciento.

Los bancos pueden tener fondos de encaje en exceso o por debajo del mínimo exigible, en cuyo caso se dice que el banco tiene superávit o déficit de encaje, respectivamente. En el caso de que una institución financiera incurra en déficit de encaje se le aplica una multa y si el déficit es recurrente puede llevar a que sea sometida al régimen de vigilancia por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP. Cabe mencionar que los activos líquidos expresados en moneda extranjera no pueden constituir encaje de las obligaciones en moneda nacional y viceversa.

¿Cuál es el papel del requerimiento de encaje en moneda extranjera?

El mayor requerimiento de encaje en moneda extranjera respecto al de moneda local es uno de los mecanismos con los que cuenta la política monetaria para enfrentar los mayores riesgos asociados a un sistema financiero dolarizado. Este mayor requerimiento de encaje en moneda extranjera permite mejorar la posición de liquidez internacional de la economía y atender eventuales escenarios de escasez de estos fondos en un contexto, por ejemplo, de crisis financiera internacional.

Asimismo, el requerimiento de encaje en moneda extranjera tiene un carácter prudencial al hacer más costosa la intermediación financiera en moneda extranjera respecto a la que se realiza en moneda nacional e incentivar a los que operan en moneda extranjera a interiorizar el costo potencial que ello implica. También le permite al Banco Central cumplir un rol de prestamista de última instancia de una moneda que no emite, pero que es ampliamente utilizada en el sistema financiero como depósito de valor, con lo que disminuye el riesgo de iliquidez de la banca.

¿Qué es la tasa de remuneración al encaje?

El Banco Central remunera los fondos que constituyen el encaje adicional tanto en moneda nacional como en moneda extranjera, es decir, la diferencia entre el encaje exigible en dichas monedas y el encaje mínimo legal correspondiente (5 por ciento en moneda nacional y 9 por ciento en moneda extranjera). Los niveles de las tasas de remuneración al encaje se comunican mediante Nota Informativa del Banco Central.

20. ¿Por qué realiza el BCRP operaciones cambiarias?

El BCRP efectúa compras o ventas de moneda extranjera en el mercado cambiario a través de su mesa de negociaciones y con el Tesoro Público principalmente, con la finalidad de evitar una excesiva volatilidad del tipo de cambio y para proveer al Tesoro Público los fondos que requiere para atender los pagos de deuda externa. Al evitar fluctuaciones bruscas del tipo de cambio, se reduce los efectos negativos sobre la actividad económica del descalce de monedas asociado a la dolarización financiera. Sin embargo, la intervención del BCRP en el mercado cambiario no implica compromiso con algún nivel de tipo de cambio pues ello podría no ser consistente con la meta de inflación del Banco Central, restándole credibilidad a la política monetaria. Asimismo, es inconveniente que el Banco Central busque eliminar totalmente la volatilidad del tipo de cambio ya que se podría incentivar a que los agentes económicos no interioricen los riesgos de ahorrar o endeudarse en moneda extranjera.

Las compras de moneda extranjera, de otro lado, permiten fortalecer la posición de reservas internacionales del país. Cabe señalar que, con cierta regularidad, el BCRP le vende dólares al Tesoro Público, principalmente para el pago de deuda externa. Usualmente, estas ventas son compensadas con compras en el mercado cambiario.

Adicionalmente, en 2002 el BCRP creó los Certificados de Depósitos Reajustables del Banco Central de Reserva del Perú (CDRBCRP), los cuales son certificados que tienen un rendimiento indexado al tipo de cambio y sirven para realizar una venta indirecta de dólares. También se ha creado en 2010 los Certificados de Depósito Liquidables en Dólares del Banco Central de Reserva del Perú (CDLD BCRP) cuya cuyo pago en la emisión y en la redención se realiza en dólares y son equivalentes a una compra temporal de dólares por parte del BCRP. En 2014, se creó el Swap cambiario, que es un instrumento derivado, que se liquida en moneda nacional. En el caso de un swap compra (venta), el BCRP se compromete a pagar (recibir) una tasa variable en soles determinada por la capitalización del Índice Overnight (ION) publicado por el BCRP, mientras que la otra parte se compromete a pagar (recibir) una tasa de interés fija y la variación del tipo de cambio promedio (TC) publicado por el BCRP. Este instrumento, permite al BCRP intervenir en el mercado cambiario para limitar la volatilidad del tipo de cambio, sin afectar las condiciones de liquidez en soles y dólares. El swap cambiario de venta (compra) se utiliza cuando existen presiones depreciatorias (apreciatorias).

21. ¿Por qué es importante el desarrollo de instrumentos de largo plazo en soles?

El desarrollo de instrumentos de largo plazo en moneda nacional permite reducir la dolarización financiera, en tanto permite generar medios para ahorrar y financiarse en moneda local. Asimismo, al constituirse en bases referenciales permite el desarrollo de instrumentos hipotecarios de largo plazo en soles y desarrollar el mercado de capitales local en moneda nacional. Asimismo, se incrementa la efectividad de la política monetaria para lograr el objetivo de estabilidad monetaria.

Para que se desarrollen estos instrumentos de largo plazo en soles es necesario que existan instrumentos de mercado cuyo rendimiento sirva de referencia para la formación de la estructura temporal de tasas correspondientes. Usualmente, los bonos del Tesoro Público cumplen este rol. En el caso peruano las emisiones de estos bonos nominales se han efectuado a plazos de hasta 30 años, lo que ha contribuido a la formación de la curva de rendimiento en moneda nacional. Esta se ha constituido en una herramienta útil en la identificación de las expectativas de las tasas de interés futuras que son relevantes para evaluar la posición de la política monetaria dentro del esquema actual de Metas Explícitas de Inflación.

22. ¿Aumenta el Banco Central de Reserva la volatilidad cambiaria?

No, por el contrario, el Banco Central de Reserva interviene en el mercado cambiario para reducir la excesiva volatilidad del tipo de cambio, que puede causar un deterioro en los balances de los agentes económicos con descalce de monedas al afectar su liquidez y solvencia.

La moneda peruana ha registrado una menor volatilidad comparada con otras monedas de la región como el real brasilero, peso colombiano, el peso chileno y el peso mexicano.

23. ¿La intervención cambiaria busca fijar el tipo de cambio?

No, la intervención cambiaria sólo busca reducir la volatilidad del tipo de cambio y no fijarlo o afectar su tendencia, la cual depende de los fundamentos de la economía.

Por ejemplo, en los cuatro primeros meses de 2008 se observó una importante entrada de capitales de corto plazo del exterior ("capitales golondrinos") que presionaron a una caída acelerada del tipo de cambio. Ante esta situación, el Banco Central intervino en el mercado cambiario comprando moneda extranjera por US$ 8 728 millones a fin de reducir la volatilidad del tipo de cambio, lo que a su vez permitió acumular reservas internacionales y fortalecer la liquidez internacional del país.

La crisis financiera internacional trajo consigo un cambio de portafolio hacia activos percibidos como más seguros tanto de inversionistas residentes como de no residentes. Entre setiembre de 2008 y febrero de 2009, el Banco Central enfrentó un escenario de mayor preferencia por liquidez en dólares ante lo cual respondió mediante la venta de moneda extranjera en el mercado cambiario por US$ 6 843 millones para atender la demanda por la misma, a fin de reducir la volatilidad del valor de nuestra moneda.

En línea con lo anterior, el BCRP ha intervenido en el mercado cambiario comprando o vendiendo moneda extranjera en periodos posteriores de apreciación o depreciación del sol, respectivamente. Siempre con el objetivo de reducir las volatilidades extremas en el tipo de cambio. Así, en el periodo entre los años 2010 y 2013, el BCRP ha realizado compras netas por US$ 25 684 millones, entre los años 2014 y 2015 ha realizado ventas netas por US$ 12 272 millones y entre los años 2016 y 2017 ha realizado compras netas por US$ 6 032 millones. Finalmente, entre enero de 2018 y setiembre de 2019 el BCRP compró US$ 589 millones.