Cámara de Compensación Electrónica S.A. (CCE)

Reseña histórica

Paralelamente a la modernización de las transferencias de alto valor, el BCRP y los bancos locales emprendieron la tarea de desarrollar una Empresa de Servicio de Canje y Compensación (ESEC), la misma que fue constituida como empresa privada con el nombre de Cámara de Compensación Electrónica (CCE). En julio del 2000 el BCRP emitió el Reglamento General de los Servicios de Canje y Compensación normado por la Circular N° 022-2000-EF/90, el cual estableció las normas generales para los diferentes instrumentos compensables, y el Reglamento de las Cámaras de Canje y Compensación de Cheques, Circular N° 023-2000-EF/90, que determinó las regulaciones para la compensación de cheques, como primer instrumento compensable a través de la CCE.

La introducción de la compensación electrónica de cheques, a partir de noviembre del 2000, sustituyó a la antigua cámara administrada por el BCRP, la cual procesaba los cheques en forma manual. La creación de la CCE agilizó los procedimientos operativos del canje y compensación de cheques. La liquidación de un cheque depositado en Lima se redujo de D+2 (dos días) a D+1 (un día), con lo cual los usuarios disponen del efectivo en menos tiempo. Asimismo, la aplicación del nuevo esquema permitió que el BCRP elimine su exposición al riesgo de liquidación por la compensación de cheques.

El 14 de febrero del 2001, el BCRP emitió el Reglamento de las Cámaras de Compensación de Transferencias de Crédito, Circular N° 005-2001-EF/90, el cual establece las regulaciones concernientes al proceso de compensación y liquidación de las transferencias de crédito. Este instrumento compensable permite que los clientes de los bancos transfieran montos hasta un límite por moneda establecido por el BCRP.

El 17 de abril de 2002, se culminó con el proceso de incorporación de las plazas de provincias al canje a nivel nacional. El proceso de canje nacional permitió que definitivamente el ciclo del cheque culmine en D+1, independientemente de la plaza donde se deposite o se gire un cheque. Antes de la implementación de este sistema, en aquellos lugares en los que el BCRP no tenía sucursales, la liquidación de un cheque podía demorar hasta 15 días.

Posteriormente en el 2006 se realizaron modificaciones al Reglamento General de los Servicios de Canje y Compensación, Reglamento de las Cámaras de Canje y Compensación de Cheques y al Reglamento de las Cámaras de Compensación de Transferencias de Crédito (Circular N° 21-2006-BCRP, Circular N° 022-2006-BCRP y Circular N° 09-2006-BCRP; respectivamente). En el 2009 se deja sin efecto la Circular N° 09-2006-BCRP, siendo reemplazada por la Circular N° 022-2009-BCRP.

En el año 2007 se estableció un procedimiento estandarizado para agilizar el proceso de evaluación de los potenciales participantes no bancarios en la CCE, basado en su clasificación de riesgo. Así, dichas entidades deben contar con clasificaciones iguales a “B” o superior por un período no menor de 12 meses para acceder a la CCE.

En 2010 se modificó el Reglamento de Transferencias de Crédito mediante la Circular N° 028-2010-BCRP que incrementó a S/. 310 000 y US$ 60 000 el monto máximo por operación.

La Circular N°011-2011-BCRP incluye una sesión adicional de Compensación de Transferencias de Crédito y establece un plazo máximo de 30 minutos para acreditar los fondos en la cuenta del Cliente Receptor.

Además de las regulaciones antes mencionadas, el BCRP publicó el Reglamento de las Cámaras de Compensación de Débitos Directos (Circular N° 024-2001-EF/90) el 12 de octubre del 2001 y el Reglamento de la Compensación de Letras de Cambio y Cuotas de Crédito (Circular N° 017-2002-EF/90) el 16 mayo del 2002. Estos instrumentos compensables todavía no se encuentran en operación.

Importancia y objetivos

En el Perú varias instituciones financieras se han asociado para formar la CCE S.A., institución privada con la función de administrar la compensación de cheques, transferencias, débitos directos, cuotas de crédito y letras de cambio.

Antes de la implantación de la CCE, el BCRP administraba la cámara de compensación de cheques. En dicha cámara el canje era manual; los cheques se intercambiaban en las instalaciones del BCRP. El proceso no permitía reducir el plazo de liquidación de los cheques a los estándares internacionales, ni tampoco introducir otros instrumentos de pagos más eficientes.

Los principales cambios que se introdujeron con la creación de la cámara electrónica fueron:

  • Sustituir intercambios manuales de información por procesos automáticos de transmisión electrónica, los cuales permitieron reducir los costos que el sector financiero enfrentaba por procesar pagos de bajo valor en forma manual;
  • Permitir que se estableciera el canje de cheques único a nivel nacional. La compensación y liquidación se centraliza en Lima y culmina en D+1 (al día siguiente de depositado el cheque);
  • Permitir el incremento de las operaciones bancarias producto del aumento de los servicios ofrecidos por los bancos, generando nuevas oportunidades de ingresos para el sistema financiero;
  • Introducir nuevos instrumentos compensables además del cheque, tales como las transferencias de crédito (para pagos correspondientes a transferencias ordinarias, a cuenta de tarjetas de crédito, pagos de haberes, pagos a proveedores y abonos de pagos por compensación de tiempo de servicios (CTS)), los débitos directos (para pagos correspondientes a servicios públicos, etc.), las letras de cambio y las cuotas de crédito.

Es importante anotar, que en la actualidad todo el proceso de canje de cheques a nivel nacional se ha centralizado en Lima. Esto es así, para todos los cheques depositados y girados en las plazas donde hay intercambio físico (67 plazas, incluyendo Lima). En las plazas de provincias solamente se realiza el intercambio físico de cheques presentados y rechazados. Estas últimas plazas transmiten en línea a su oficina matriz (Lima), la información electrónica de los datos correspondientes a los cheques a favor y de los cheques rechazados. Posteriormente, el centro de transmisión del banco respectivo, envía a la CCE la información de los cheques recibidos a nivel nacional.

Instrumentos compensables por la CCE

La CCE compensa determinados instrumentos de pago de bajo valor ("retail payments"), los que se caracterizan por ser de bajo valor individual y por representar un gran número de transacciones, lo cual los hace instrumentos masivos.

Cheques

El cheque es un instrumento de débito; es decir, representa la orden de cargo sobre una cuenta determinada. La CCE es la encargada de procesar la compensación de los cheques presentados por los bancos.

En general, si un cheque es depositado en una entidad bancaria el día D hasta las 18:00 horas (algunos bancos pueden extender dicho horario), la liquidación interbancaria de este cheque culminará a las 13:30 del día D+1 con el abono en las cuentas de los bancos que resulten acreedores de la compensación. La disponibilidad de los fondos para el cliente se dará en algunos casos a partir de las 17:00 horas del día mencionado o a más tardar durante las primeras horas del día D+2.

El cheque es uno de los medios de pago más utilizado en la actualidad, aunque en varios países la tendencia es a su menor uso porque puede demorar su conversión en efectivo (flotante). Además, como instrumento de débito presenta la desventaja del riesgo de no cobrarse al momento de su presentación por falta de fondos o por falsificación.

Ciclo de pago del cheque

Transferencias de crédito

Es la orden de pago para transferir fondos a favor de la cuenta de un beneficiario. El ordenante tiene que disponer necesariamente de fondos suficientes en su cuenta, por lo que, a diferencia del cheque, no existe el riesgo de rechazo por falta de fondos. Además, a través de este instrumento, el cliente de un banco puede transferir fondos desde su cuenta hacia la cuenta de un beneficiario en otra entidad bancaria, sin necesidad de trasladar el efectivo desde su banco al banco del beneficiario.

Con las Transferencias de Crédito se pueden realizar los siguientes pagos:

  • Transferencias ordinarias (transferencia entre cuentas);
  • Pagos a cuenta de tarjetas de crédito;
  • Pagos de haberes;
  • Pagos a proveedores;
  • Abonos de pagos de compensación por tiempo de servicios (CTS)

La CCE procesa los pagos con este instrumento en tres sesiones de compensación y liquidación. A diferencia del cheque, en el que la disponibilidad de fondos se obtiene al día siguiente (D+1), si una persona realiza un pago con transferencias de crédito en la segunda y tercera sesión, la disponibilidad de los fondos ocurre en el mismo día en que se ordena el pago (D).

Ciclo de pago de la transferencia de crédito

Débitos directos (por implementar)

Los débitos directos son órdenes de cobro por la prestación de servicios, como pueden ser los servicios públicos (agua, luz y teléfono) y las pensiones de colegios y universidades, entre otros. Por medio de este instrumento de pago, el proveedor del servicio (cliente originante) instruye a su banco el cobro del servicio al usuario del mismo (cliente receptor), cuya cuenta bancaria está en otro banco. Para tal efecto, el cliente receptor debe haber autorizado previamente por escrito los cargos por las órdenes de débitos directos, emitidos por el cliente originante.

Las órdenes de pago que se pueden realizar mediante los débitos directos tienen como característica principal que la fecha de cargo y los montos involucrados mantienen cierta regularidad. Los débitos directos son instrumentos de transferencia de débito, en el sentido de que transfieren una orden de cargo (como los cheques) y no una orden de abono (como las transferencias de crédito). La utilización de los débitos directos como medio de pago ha tenido un crecimiento importante en países como Italia, Suiza, Suecia, Canadá, Estados Unidos, España y Argentina, entre otros.

Los principales beneficios que podría brindar el uso extensivo de este instrumento son los siguientes:

  • Facilitar las transferencias de fondos de los clientes de los bancos a través de la integración de las redes de agencias de las entidades participantes;
  • Reducir los costos operativos y permitir un mejor manejo de la tesorería de los proveedores de servicios, ya que no necesitarían abrir cuentas en muchos bancos para facilitar sus cobranzas;
  •  
  • Brindar mayor seguridad a los usuarios de los servicios al reducir la necesidad de utilizar efectivo para efectuar los pagos, reduciendo los costos y el tiempo utilizados por los clientes en este tipo de operaciones;
  •  
  • Incrementar los niveles de bancarización de la economía como consecuencia de la mayor variedad de servicios ofrecidos por los bancos y la reducción de sus costos por la automatización de los nuevos instrumentos de pago.

Ciclo de pago del débito directo

Letras de cambio y cuotas de crédito (por implementar)

Por medio de este instrumento, un titular de una letra de cambio, o un acreedor del cliente receptor en el caso de una cuota de crédito, instruye a una entidad participante originante para que envíe una orden de cargo a una entidad participante receptora, con la finalidad de que ésta última cargue la cuenta que un cliente receptor mantiene en ella y transfiera los fondos involucrados a su cuenta en la entidad participante originante.

El sistema de compensación de letras de cambio y de cuotas de crédito tiene como característica principal que la fecha de cargo y los montos involucrados mantienen cierta regularidad. Se constituyen como instrumentos de transferencia de débito, en el sentido de que transfieren una orden de cargo (como los cheques) y no una orden de abono (como las transferencias de crédito).

Para que un cliente originante ingrese órdenes de cargo al sistema de compensación de letras de cambio y de cuotas de crédito debe haber sido autorizado previamente por escrito por el cliente receptor, para que se realice el débito de la cuenta de éste último por las órdenes de cargo de letras de cambio o de cuotas de crédito. El cliente originante y la entidad participante originante pueden ser la misma entidad.

Con el objetivo de contribuir a limitar los riesgos en este sistema, se ha establecido un monto máximo por orden de cargo correspondiente a letras de cambio y a cuotas de crédito, de modo que la compensación de este instrumento se circunscriba al ámbito de los medios de pago de bajo valor. El monto máximo es de S/. 70 mil o US$ 20 mil, según la moneda.